Inicio
Cine Recomendado
Literatura Recomendada
Música Recomendada
Textos Selectos
Magazines
Acerca de mí
Escríbame
     
 
Ensayos de otros
Ensayos propios
Poemas escogidos
Mis intentos
Prosa
Plegarias
Escolios de Nicolás Gómez Dávila

Ensayos


Rainer María Rilke, poeta austríaco que vivió entre los siglos XIX y XX (1875 – 1926), es hombre de impresionantes profundidad y grandeza, por lo menos tal como se lo puede conocer por sus obras. Estas cartas fueron escritas a un joven que quería ser y fue poeta. Es difícil encontrar la sabiduría vital que se desea, y creo que aquí hay una buena dosis de ella. Los títulos son puestos por mí.

El amor a la soledad

La soledad suele ser tenida como un mal. Quizás se ha concentrado la palabra en uno de sus sentidos mientras que el otro u otros (¿los mejores?) se han opacado. En este texto se puede ver lo algo de lo que nuestra cultura ha perdido respecto a ella, así como el modo individual de conquistarlo.

El sexo como tarea

¡Cuán pocos entienden lo que significa el sexo en la vida del hombre! ¡Cuán poco se entiende hoy!¡Cuán lejano y difícil nos lo hace la divulgación obscena de todo lo íntimo, sagrado y personal de esta gran realidad! Rilke sabe mostrar un poco del modo en que hay que cuidar de este misterio.

De la tristeza

¿Tienen los momentos tristes, con o sin causa conocida, algún modo adecuado -o mejor- de ser vividos? Rilke sabía qué hacer con esos momentos, cómo aprovecharlos, como crecer con ellos. Lo enseña en este texto.


C. S. Lewis nació en Belfast (Irlanda) en 1898 y murió en Oxford (Inglaterra) en 1963. Fue un intelectual de gran prestigio, anglicano de nacimiento, converso al teísmo y a las prácticas anglicanas cuando era profesor de filosofía en Oxford. Durante su vida de creyente invirtió muchas energías en pensar acerca de la fe y en explicarla “racionalmente”; dedicó gran parte de su labor intelectual a la apología y la defensa de las ideas básicas del sentido común cristiano.

El veneno del subjetivismo

Con este ensayo Lewis quiso hacer ver  en qué consiste la que él consideraba una de las peores enfermedades intelectuales y espirituales de nuestro tiempo.

Milagros

A muchos hombres de hoy en día les resulta "imposible" creer en milagros, o los tienen como cosas del pasado. Incluso entre los católicos ocurre algo así, y no ven, por tanto, que aquello en lo que supuestamente creen es un conjunto enorme e initerrumpido de milagros. De allí, creo yo, el actual escepticismo de tantos y tantos, el derrumbe de la Iglesia, la situación actual del mundo. Lewis sabe responder a algunas objeciones y actitudes, y ayuda a captar con más profundidad aquello en lo que creemos algunos.

Sacerdotisas en la Iglesia

Lewis habla de la Iglesia de Anglicana. En 1948, cuando escribió este texto, apenas se discutía el asunto de admitir mujeres para desempeñar funciones sacerdotales. Hoy ya es un hecho en Inglaterra. La posición  de Lewis se sitúa en el orden teológico en que debe estar situado: la revelación, la tradición, lo que podemos saber del querer de Dios, y se supone que debe ser lo único que se tome en cuenta. Algunas mujeres parecen haber dejado de presionar a la jerarquía católica al respecto, pero el tema se pondrá al orden del día a la vuelta de poco tiempo y la confusión de muchos será total. Quizás este escrito resulte oportuno. 

¿Qué debemos hacer con Jesucristo?

Todo hombre hace algo ante lo que sabe de Jesús: no prestarle demasiada o ninguna atención, aprobarlo pero burlarse de los que se llaman sus seguidores, saber a medias lo que dijo y cumplir con ciertas cosas que creen que enseñó, o rechazarlo decididamente negando su pretensión de ser Dios. En este ensayo Lewis intenta aclarar esas posiciones. 

Los defectos de los demás

Gran parte de los males de este mundo, es decir, de nuestros malestares, provienen de nuestro trato con los demás. Y buena parte de la sabiduría que consiguen algunos tiene que ver con las decisiones que toman respecto a los demás. Lewis ofrece su visión al respecto, lejana de cualquier tipo de sentimentalismo o de facilismo dulzón, tan a la moda en quienes hablan del tema.

La obra bien hecha

Por las maravillas del lenguaje y las posibilidades de la vida "obra bien hecha" y "buena obra" no solo no tienen significados similares, sino que rara vez concurren. Lewis intentó enseñar el por qué una obra debe estar bien hecha y cómo esa es condición (desde mi punto de vista) para que sea una buena obra.

Sexualidad y felicidad

Pocas páginas claras sobre la sexualidad puede encontrar una persona de la calle. Y es un tema gigante, no por la importancia que tiene en la vida de cada uno, sino porque esta sociedad pansexualizada la valora en sumo grado. Esa descomunal valoración hace el tema aún más difícil, más complejo. En esta escrito Lewis dijo en pocas palabras muchas verdades.

Religión y ciencia

Imaginando un diálogo con un amigo ateo, o trascribiendo alguno realmente vivido, vaya uno a saber, Lewis da respuesta en estas líneas a quien afirma que la ciencia actual hace imposible creer en milagros, y por tanto creer en el cristianismo.

El gran milagro

Muchos se han opuesto a la verdad cristiana por la dificultad de captar su lógica según los esquemas “lógicos” que introdujo la ciencia de la modernidad. Lewis, sin las dificultades argumentativas de Chesterton, ayuda a comprender cómo el todo —incluída la ciencia— está mejor iluminado a la luz de la Revelación Cristiana.

El mito se hizo realidad

En este desconcertante escrito Lewis intenta dar respuesta a otro de los ataques que se hacen contra la fe cristiana, a saber: la de que creemos en puros cuentos. Y viene a decir que sí, que eso es lo que creemos, y que eso no tiene nada de malo sino que es bien saludable pues en este caso “el cuento” se hizo realidad, y por tanto goza de la dicha del cuento, de su capacidad de dar vida imaginativa, y de la savia de la realidad, y por tanto de dar verdadera vida espiritual.

El dogma y el universo

No es fácil defender las verdades en que creemos los cristianos, es decir, los católicos, de la sensación de que a fuerza de encontrar nuevos conocimientos esas "verdades" se revelan como falsas, como mentiras, por tanto, como cosas en las que uno "ya no puede creer". Lewis las defiende en este ensayo y explica por qué esas verdades son el soporte de la totalidad de todo conocimiento.

Las leyes de la naturaleza

En este ensayo Lewis ofrece en pocos brochazos la respuesta a una complicada pregunta que todos los hombres (según creo yo) nos  hacemos, a saber: ¿cómo gobierna Dios todo si los hombres somos libres? De paso aclara la relación —opaca para la mente moderna, imbuída de “ciencia”— entre las leyes de que tratan las ciencias, la libertad humana y la acción de Dios. 

El peso de la gloria

En este maravilloso escrito Lewis intenta mostrar lo que él cree que indica nuestros anhelos más profundos, así como señalar cómo imagina que será la vida del mundo futuro.

Hombre o conejo

Mientras logramos entender de qué trata vivir como Dios nos pide, muchos hemos pensado que la idea es ser "buenos", entendiendo por "ser buenos" no matar a nadie, etc., es decir, vivir cierta moralidad. Para desenredar y aclarar el asunto se escribió este ensayo, o eso me parece a mí. Pocos tan deliciosamente estimulantes he encontrado en mis lecturas. 

La bondad divina

Tercer capítulo de El problema del dolor, libro único en su género en el que logra dar una visión cabal del porqué del dolor, o del sufrimiento, en la historia idividual y humana. En el capítulo intenta, y creo que logra, responder a la inextricable pregunta: ¿por qué un Dios bueno permite (o quiere) el sufrimiento de sus hijos?

El dolor humano

Sexto capítulo de El problema del dolor. Este es el  primero de dos capítulos en los que explica algunas de las razones del dolor en el hombre, su necesidad dadas nuestras condiciones actuales. Sin duda es digno de leerse y de comprenderse a fondo para evitar rabietas o rebeldías innecesarias. 

El cielo

El infierno

La caída del hombre

La maldad humana

El dolor animal

 


Jaques Leclercq fue un vigoroso escritor belga del siglo XX; estuvo en vida profundamente comprometido con la tradición católica que gozó de un especial vigor entre un buen número de intelectuales de cultura francesa en la primera mitad del siglo. Era sacerdote.

Elogio de la pereza

Esta conferencia del autor ofrece una profunda lección de paz y serenidad, de sentido común, de sabiduría para toda persona que vive en medio de las mil ocupaciones diarias deseando lograr el sosiego anhelado y que nuestra tontería nos arrebata con mayor fuerza cada día.


Gertrud von Le Fort fue una poetisa alemana que vivió entre 1876 y 1971. Una de sus obras está recientemente publicada en español y se titula “El velo de la Verónica”. Otro de sus libros es “Diálogo de Carmelitas”, obra basada en la historia de 16 carmelitas guillotinadas durante la revolución francesa. No conozco edición castellana.

La mujer intemporal

El texto que aquí se ofrece es la tercera parte de un libro breve e impresionante escrito por una mujer de gran sentido estético y vital: La mujer eterna. Trata el libro sobre el sentido de la mujer, y revela, sin duda de un modo que exige una lectura sumamente atenta, un conjunto insospechado de riquezas sobre la feminidad, ocultos, para nuestra tristeza, en la cultura actual.


Joseph Pieper vivió entre 1904 y 1989. Nació en Elte/Westfalen y murió en Frankfurt. Apreciadísimo y prestigioso profesor universitario (principalmente de Münster), autor de numerosas obras entre las que destacan aquellas en que se esforzó en descubrir luces —ocultas a los ojos modernos— en la obra de Santo Tomás de Aquino, y en confrontar ese pensamiento con el de los filósofos modernos.

Sexo y desesperación

Tomo este texto de su Antología. Quizás ayude a muchos en la pelea por escapar de la terrible enfermedad del pulsión sexual confusa y mortificante, convocada sin orden ni concierto por un mundo desesperado en la búsqueda de su ser.

Hay un modo contemplativo de ver el mundo

¿Descubrimos a diario, sí, a diario, que el mundo es bueno, bello y que estamos hechos para conocerlo y amarlo? ¡Cuán pocos encuentran consuelo en el mundo! El universo es como impenetrable, un misterio que no se desvela, algo que no revela su ser a la sencilla mirada sino o bien al poder de la ciencia o al de la magia. Pieper da luces para caminar en la dirección apropiada respecto a la mirada al mundo.

Sobre la naturaleza de la profecía

De su libro sobre el fin del tiempo extraigo este pasaje, sin duda importante en estos momentos para quien quiera aprender a discernir entre tantos decires que se presentan ahora como profecías.

Sobre el Anticristo

También de su libro sobre el fin del tiempo extraigo este capítulo que a mí me resulta muy esclarecedor respecto a la época que nos ha "tocado en suerte", Es sumamente esperanzador, no tanto porque haga ver que todo será "más negro", sino porque permite entender que Dios es el Señor de todo, que Él nos lo anunció, que detrás de todo este mal se manifiesta la Sabiduría Divina permitiendo cuanto redunda en su mayor Gloria.

El poder del mal

La fortaleza que se exige del hombre, de todo hombre, se hace necesaria por cuanto existe el mal, que opone su fuerza a la realización de las perfecciones propias de la naturaleza. Quien quiera realizar el bien humano ha de enfrentarse a ese mal, y ese enfrentamiento actualiza esta virtud. Y no es su señal el de las grandes victorias, proclamaciones de triunfo, sino la perseverancia en la resistencia al mal, en todas sus odiosas manifestaciones.

 

 


Simone Weil fue una aguerrida mujer, francesa y judía de nacimiento (1909), que murió, según creo luego de haberse bautizado, en 1943. Filósofa; profesora universitaria a los 22 años. Activista política. Compasiva hasta extremos insospechados. Publicó muy poco en vida pero escribió textos de sabiduría y profundidad extraordinarias que alcanzan 16 volúmenes en su edición francesa.

Reflexiones sobre el buen uso de los estudios escolares como medio de cultivar el amor a Dios

Este texto procede de la mente de la más asombrosa mujer intelectual de que tengo noticia; es una bellísima y profundamente sabia visión de lo que es y de lo que debe ser el estudio. Créase o no en el Dios al que se refiere, el lector no dejará de sentirse impresionado y movido por la bella verdad que revela el ensayo.

Algunos aspectos de la verdad

La verdad es una realidad posible que se debe buscar y que se debe honrar en todas sus posibles manifestaciones; este texto puede iluminar a más de uno, y ojalá lo lograra en quienes dedican sus energías a la escritura y a la difusión del saber.


George Steiner, nacido en París en 1929, es uno de los intelectuales más prestigiosos de la segunda mitad del siglo XX. Judío, educado en tres lenguas, lector infatigable desde su infancia. Hombre de vastísima cultura que no degenera en pedantería sino en una intensa búsqueda de comprensión del hombre y sus misterios. Su obra versa principalmente sobre la visión del hombre que se manifiesta en la cultura y en cada una de sus manifestaciones. Mi tesis doctoral versó sobre su obra.

El lector no común

La lectura, en la tradición occidental, ha ido adquiriendo el aura que sin duda le corresponde. Gran parte del arte lo manifiesta, así como se lo otorga. A partir de un bello cuadro de Chardin, Steiner reflexiona acerca del contraste entre la visión clásica del acto de lectura (de la que procede el aura al que me refiero) y lo que es la lectura hoy en día. Una comprensión del asunto que sin duda vale la pena considerar.

Una lectura bien hecha

Esta es una defensa de la posibilidad de descubrir el sentido de un texto contra todos aquellos hijos del judaísmo desesperado que niega la existencia de (l) sentido. Lectura en contravía de la actuales teorías académicas que hablan irreverentemente de “construcción” de un texto (¡para referirse a la lectura!) y cosas semejantes.

Libros en una era de Post-alfabetismo

En este texto -discurso dirigido a un grupo de editores estadounidenses- Steiner no solo presenta un panorama de la venta de libros de ese momento (1978), sino que hace patentes sus intentos de profundizar en los significados de ese panorama y en el reto que plantean a quien sepa del valor de una cultura.

Presencias Reales

Este ensayo fue el magnífico borrador del libro cumbre de Steiner: Presencias Reales. ¿hay algo en lo que decimos? Es su respuesta al desafío de las nuevas filosofías del sinsentido, tan de moda en todo occidente. Y es una respuesta indispensable.

Jean-Baptiste Chardin: Retrato del Pintor Joseph Aved (clic aquí para ver imagen)

 


Gilbert Keith Chesterton (1874-1936), inglés, es uno de los grandes apologistas de la era moderna. Su capacidad polémica y su argumentación son consideradas aplastantes, y a muchos los apabulla por su fuerza. Pero no hay quien discuta su altura, su elegancia, su alto vuelo intelectual, su capacidad de penetración en la realidad, su capacidad de hallar el ejemplo pertinente. Un gran hombre, en fin, de los que nos hacen tanta falta.

Sumario de "El hombre eterno"

En este "ensayo", que es la parte conclusiva de un largo ensayo sobre la historia humana, o mejor, la reexposición de su impresionante visión de la historia, resume a la vez que ilumina el libro que concluye. Es una especie de resumen de la historia humana como la contaría quien la hubiera entendido. Espero poder comentarlo algún día. Dentro de poco añadiré un ensayo relacionado escrito por Simone Weil.


Nicolás Gómez Dávila (1913-1994), colombiano, sin duda alguna el más importante pensador que ha dado nuestra tierra (de los pocos conocidos o los pocos habidos). Dejo su mejor presentación a los autores de dos sitios de la red: a mí me sobra admiración y me faltan conocimientos para hacerlo debidamente.

Reseña de la página de la Biblioteca Luis Ángel Arango: texto

Reseña de A casa de Sarto (sitio portugués con texto en español): texto

Sobre la democracia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
   ©2002-2014 NovaLectio.com
   Todos los derechos reservados